Cámara de Comercio de Magangué | Los magangueleños que hicieron realidad el puente Yatí – Bodega
5607
post-template-default,single,single-post,postid-5607,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,qode-page-loading-effect-enabled,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Los magangueleños que hicieron realidad el puente Yatí – Bodega

Los magangueleños que hicieron realidad el puente Yatí – Bodega

El la gráfica se registra el encuentro entre Carmen Arévalo Correa y Henry Borré Athías, los magangueleños se reunieron en la sede principal de la Cámara de Comercio de Barranquilla e intercambiaron experiencias a cerca del proceso que llevó a la construcción de la interconexión vial Yatí – Bodega.

Carmen Arévalo Correa es nacida en Magangué y tuvo un papel protagónico en la decisión de la construcción de ese proyecto, le facilitó la determinación, que ya se contaba con los estudios de diagnóstico de alternativas ambientales y los estudios de diseño, era el proyecto más adelantado en una región afectada por la ola invernal.

Aunque ella en un gesto de humildad dice que los agradecimientos se los deben dar a Cecilia Álvarez, indudablemente quienes han estado siguiendo de cerca el proyecto saben que su paso por la Dirección General del Fondo de Adaptación fue determinante en la asignación de recursos para que esta magna obra se hiciera realidad.

Arévalo Correa agradeció a Borré Athías por el homenaje y la placa otorgada en el año 2014 en reconocimiento a sus aportes a éste proyecto.

Por su parte Henry Borré Athías, nacido en Magangué y Presidente de la Cámara de Comercio de ése municipio, tuvo su papel protagónico en la gestión ante la Presidencia de la República hasta lograr la orden para que se contratara a través del INVIAS el diagnostico de alternativas ambientales y los estudios de diseño entre 2008 y 2010, éste gestor entusiasta dice que su trabajo fue insistente y bien argumentado hasta que emitieron las ordenes presidenciales.

Agrega que le toco luchar contra muchas adversidades, como la incredulidad de sus coterráneos, la dificultad de acceso al Presidente de la República y la eterna excusa en los entes nacionales de falta de presupuesto, sin embargo, allí está, no es la Puerta de Alcalá pero sí son los Puentes Yatí – Bodega que son mucho más grande y que parten en dos la historia de Magangué y la depresión momposina.

Durante décadas se había impulsado iniciativas para que se construyera éste puente, sin embargo, los astros se alinearon cuando un joven entusiasta Presidente de Cámara de Comercio logró la orden presidencial de contratar los estudios ambientales y el diseño, lo que se complementó con la creación del Fondo de Adaptación y la presencia de una Magangueleña en el cargo de Directora General.

Arévalo y Borré coinciden en que esperan que por lo menos los inviten a la inauguración de la obra, la cual se proyecta para febrero de 2020.

La interconexión vial Yatí – Bodega se encuentra ubicada en la Ruta 78, transversal de la depresión momposina entre los municipios de Magangué y Cicuco, permitirá conectar la troncal de oriente –Ruta del Sol- con la troncal de occidente, acortado en varias horas el tránsito de vehículos desde el interior del país hacia los puertos en el caribe.

× Whatsapp